Wednesday, November 23, 2005

Sinceridad o grosería

Un comentario de Kaimelar y algunos otros me han hecho reflexionar en torno a la diferencia entre honestidad y grosería. Y es una reflexión de toda la vida, pues yo siempre he sido excesivamente honesta. De hecho, he terminado siendo muy grosera, pero no lo comprendí hasta hace poco y es ahora una de mis tareas: evitar la grosería y continuar siendo honesta. Creo lo siguiente:
Uno puede decir lo que piensa. De hecho, debería ser una costumbre. Hacerlo a menudo. Pero uno no puede decir TODO lo que piensa. No a todo el mundo. Y si es necesario, creo que hay maneras de decir las cosas. Si tu amiga está gorda, tú no vas y le dices "eres una gorda de mierda". No. Vas y le sugieres que entre a un gimnasio, le recuerdas cómo se veía de bonita el año pasado, o la invitas a hacer dieta... Eres honesto sin herirla, que no hay que herir a nadie. Si tu amiga, Kaimelar, se viste como una puta, pues, primero, puedes usar otros términos. "Loba", "Champe", "Mañé"... Pero, ¿se lo dirías a ella? "Oye, tú te vistes como una puta"... Creo que si eres su amigo NUNCA lo dirías así. Quizás le sugieras, si de veras la aprecias, ropa con que te gustaría verla. O algo así. Pero no creo que sea bueno para nadie que le digan cosas groseras, haciendo alarde de honestidad. Existen dos líneas que separan la honestidad de la grosería. Se llaman respeto y sensibilidad.
Los seres humanos tenemos siempre, además, algo que nos duele especialmente. A las mujeres aquello del físico nos vuelve papilla y somos bastante sensibles a los comentarios al respecto. A los hombres su hombría se les ha convertido en un problema. Y nadie queiere que se le metan al rancho, ¿no? Así, pues, sí podemos encontrar expresiones respetuosas y una manera acertada de hablar con los demás.
Igual, a veces es rico usar expresiones sucias respecto a hechos, y a veces gente, que para uno es desagradable, y es inevitable. Pero no creo que sea sano en presencia del aludido.
...Bueno, a menos que sea "uno" de esos momentos. ;-)

6 comments:

Aldaron said...

Estoy totalmente de acuerdo.

Cualquier cosa que diga dañaría tu post.

Muy bien chiqui, muy bien.

Sherman said...

Pues a mi si me gustaria saber que piensan de mi asi a lo crudo, siempre he preferido las verdades brutales e hirientes, la sensibilidad es un lujo victoriano que aunque respeto y comprendo, no me gusta aplicado a mi.

Karim K said...

Completa y tiotalmente de acuerdo¡¡¡¡

Soy amiga de las verdades endulzadas, solo tres perosnas le acepto la verdad cruda.

Anonymous said...

Honestamente, creo que la verdad es la verdad, sin importar cuantos adornos o púas lleve.

beto tostó said...

Además de lo crudo o suave que sea, considero a quien se lo digo. Me importa mucho decirle la verdad a un amigo, sin pensar en sensibilerìas, me vale 0.vo quien no sabe escuchar, asì se lo diga directamente no va a entender.

beto tostó said...

Para algunos paranoicos, la verdad se vuelve un monstruo.